Aquí Vinko Kalinic


Španjolski list "El Adelanto de Salamanca" piše o hrvatskom pjesniku Vinku Kaliniću i njegovoj poeziji. Tekst potpisuje Peruanac Alfredo Pérez Alencart, pjesnik amazonskih prašuma! Evo tekst u orginalu:



Marcha la voz y los deseos de un poeta croata que no tiene un lejano nacimiento, pero sí mucha experiencia en comunicar los asombros del amor y en desvelar secretos que, lamentablemente, han estado cegando la intimidad y la sexualidad del ser humano desde muy atrás. Marchan, desfilan los besos y las batallasque Vinko Kalinic (Split, 1974) viene emprendiendo, no solamente en favor de la poesía, sino también en favor de los derechos humanos de las personas que sufren discriminación.

El ama aunque bien sabe que el amor es volátil, pues dura sóloun instante entero. Y es que el amor es entrega pero no posesión. Cuando lo quieres atar, planea su fuga. Kalinic los dice así: “…pasaste así / comolos vientos que vienen/ ysevan, / ydenuevoregresan / sin saber / siquiera su nombre…”. El lenguaje de sus textos destila confesión y cotidianidad: lo suyo es hacer una biografía poética del sentimiento, de las relacionesdepareja, de los afectosyde las nostalgias. Hay un abordaje fresco, actual (hasta Facebook aparece en uno de sus poemas) de temáticas tan antiguas como el hombre.

Conozcamos algo de esta voz croata que ya va cruzando losmares, como el ave de su primer poema. El pasado año estuvo por tierras chilenas, participando en un encuentro internacional de poesía. Ahora, gracias a la generosa labor traductora de la hispanista Zeljka Lovrencic, su obra empieza a ser conocida en el ancho mundo de la lengua castellana.

Aquí les dejo un bello poema de entregado amor, titulado Eto, kako te volim (Ves como te quiero): “Ves, cómo te quiero: como ave / que sale de viaje a través del océano / sin tener en cuenta ni el tiempo ni lo lejano,/ sin importarle si tiene fuerzas necesarias/ para cruzar el ancho mar, / sin preocuparse de lluvias, tempestades o de la furia / de los vientos, / ni dónde dormirá, ni de qué comerá / ni siquiera si el alba le encontrará con vida. // Ves, por qué te quiero: porque en mí despiertas / lo indecible y lo más intenso de la vida,/ aquello que se persigue hasta el cielo / anhelando la calidez suprema. // Así, sin pensarlo, sin hacercuentas, sincobertura, / voycomo toda la bandada/que extienden sus alas y vuelan al vacío / embriagada por el azul infinito/, igual que yo cuando miro tus ojos / y vuelo así, creyendo/ que llegaré/ al final del/mundo”.  Saludos, desde España.


Por Alfredo Pérez Alencart


Martes 3 de abril de 2012